viernes, 7 de febrero de 2014

El Corral de la Morería: Un tablao para todas las artes


Hay que remontarse a 1956 para hallar el origen del internacionalmente famoso "El Corral de la Morería"; en esa década, un empresario con profunda devoción por el flamenco se embarca en un proyecto dirigido a exponer el arte español por doquier de cerca y sobre unas tablas que favoreciesen el sonido del taconeo. Hasta aquí la historia de otros tantos locales de este tipo. Sin embargo, Manuel del Rey, al igual que hiciera su esposa Blanca del Rey incorporando innovadores elementos de danza al arte flamenco, dio una vuelta de tuerca a este tipo de locales sumando el capítulo gastronómico. El resultado es uno de los mejores restaurantes de Madrid con un tablao a la altura, o bien el premiado como "mejor tablao del mundo" con una carta que le da la réplica en cuanto a calidad.

La configuración en 'L' del local permite una perfecta
visibilidad desde cualquier mesa.

De ahí que "El Corral de la Morería" sea un tablao para todas las artes. La del cante, el baile y la guitarra sobre las propias tablas; el del cuidadoso y sublime servicio -los camareros están en continua formación y reciben cursos y clases impartidas por sumilleres, maestros de la coctelería, enólogos, etc- y una comida en lo gastronómico; el trato al cliente en la recepción, duración de la estancia y despedida. Es esa polivalencia y multitarea quizá la mayor cualidad del local que heredaron los hijos de Blanca del Rey, pero no la única; la profunda vocación de su madre por el flamenco, al que supo reinventar gracias a su alternativo estudio de la danza, escribió en los genes de Armando del Rey el compromiso de ofrecer siempre el mejor cartel. 


'La Lupi' se ganó mil aplausos.
Para hacerlo, ha de atraer a los mejores artistas; hoy son ellos los que "pujan" e incluso "sueñan" con actuar allí, siempre en presencia de un puñado de artistas escondidos entre el público y que acuden a derramar lágrimas por el sentimiento y la emoción que desprende el espectáculo. Nada de hipérboles, todo lo aquí relatado sucedió ante mis ojos; un Moncho Borrajo y un Antonio Canales que no quitaban ojo de lo que allí acontecía salvo para secarse las lágrimas derramadas por tan pasional espectáculo. Precisamente el humorista y showman puso un improvisado broche a la noche con unos versos salidos del genio y que le hicieron y hace tan figura. Ángel Rojas, "La Lupi" y el resto de la agrupación que actuaba esa noche no podía ocultar el orgullo de ser aplaudidos y reverenciados por dos a quienes admiran desde la cuna. Y como último argumento para dar cuenta de la exclusividad de "El Corral de la Morería", sabed que Rojas hacía 20 años que no se subía a un tablao y que esta vez lo hizo creando un espectáculo específico para esta tarima. "La Lupi", un verdadero portento al más puro estilo Lola Flores, jamás había pisado un local de este tipo.

Moncho Borrajo, que acudió como espectador, no pudo evitar saltar al tablao
a homenajear con un poema la actuación. Maestro de la palabra.
Algo difícil de creer hasta que charla (no te pierdas nuestra entrevista a Armando del Rey) con uno de los responsables del local quien, renunciando a todo conformismo y a vivir de las rentas amasadas por su familia, decide llevar al máximo nivel un negocio que ya lo tiene muy alto. La clave está en su formación en Marketing y Publicidad, lo que deriva en una constante reinvención con rotación cada 8 ó 10 días no sólo de artistas, sino también de carta y hasta de local (recientemente han inaugurado un "Salón Gastronómico" para cenas premium)
Guitarra, cante, baile... números de todo tipo durante hora y media.

Está tan rica como parece.
Y por fin llegamos al capítulo gastronómico. Porque si con lo anterior se te ha hecho la boca agua, aquí podrás saciarte hasta la extenuación. Podría repasar la carta en su totalidad y no caer en la más mínima crítica, pero me centraré en lo que degustamos nosotros. Como entrante, una ensalada de vieira con puré de alcachofa heredada de la observación de un cliente sobre la combinación de ambos sabores que bendice la mesa y una yema de huevo sobre caldo de cocido y cama de ropa vieja que supone un verdadero homenaje a la cuchara española y al paladar de cualquiera.

Desearás que la yema sea un principal en lugar
de un entrante.
Disculpadnos si no pedimos pescado y no podemos hablar de ello, pero cuando uno degusta semejantes entrantes siempre sueña con el sabor de la carnaza; entraron en juego, pues, cordero y solomillo. Mejor el segundo que el primero, teniendo en cuenta que el cordero estaba delicioso. Y por favor, pedid el solomillo en su punto bajo o poco hecho, porque igualmente se deshace y merece la pena apreciarlo en todo su esplendor. De postre un remember; helado de galleta maría con chocolate que, por unos instantes, te trasladará a tu más tierna infancia. Pero regresa pronto, porque la estructura suele ser primero cenar y luego espectáculo, si bien en ocasiones ambos se solapan. 

Ángel Rojas demostró por qué es un de los artistas más cotizados del momento.
En cualquier caso, como bien dijo Ángel Rojas tras hora y media de deslumbrantes números, cada minuto en "El Corral de la Morería" se respira arte en cada ladrillo, en cada tarima, en cada bocado. Porque un tablao de verdadera calidad es, en palabras de Armando del Rey, "no a gusto del más purista, sino a gusto del flamenco, del extranjero expectante, del nacional resabido, del comensal exigente. Es a gusto de todos". Dejadme cerrar con un olé.

otiuMMaximus

- 'El mejor tablao flamenco del mundo', que no lo digo yo, que lo dice el Festival Internacional de Cante de las Minas.
- Uno de los mejores restaurantes de la capital. Y esto si lo digo yo.
- El servicio y trato al cliente y la formación de los empleados.

otiuMMenester

-¿Dónde? El Corral de la Morería. Calle de la Morería, 17. 28005 Madrid. Reserva (hazlo) en el 91 365 11 37.
-¿Cuándo? Hay espectáculos todos los días a las 21 y a las 22:55 horas, si bien si vas a cenar también las horas de entrada son las 20 y 22:40, respectivamente. También puedes hacer reserva en el "Salón Gastronómico", para cenas de tipo premium o VIP.
-¿Cómo? En coche, cruza el puente de Segovia y lo tienes a la derecha, en la explanada que acoge la Verbena de la Paloma. Puedes encontrar aparcamiento (zona verde). En Metro, te toca andar un poco desde La Latina (L5).
-¿Cuánto? Entrada al espectáculo y consumición desde 47 euros, cena desde 48. Echa un vistazo a portales como Atrapalo que, en ocasiones, ofrece la entrada desde unos 23 euros.

Jesús Clemente Rubio