jueves, 16 de enero de 2014

Rutas Senderismo: Rescate en La Pedriza


Afortunados somos de tener una región de tanto contraste que nos permite cambiar el asfalto por naturaleza a sólo 70 kilómetros de la capital. La Sierra de la Pedriza es punto de encuentro para muchos "viajeros" madrileños, pero sin duda uno de los destinos favoritos por sus múltiples rutas de senderismo. Haz como nosotros y embárcate en una; al mismo tiempo, no nos hagas caso y prepárate bien por lo que pueda ocurrir. Aquí el relato de nuestro rescate en La Pedriza.


Por poco pasamos a formar parte
de la leyenda del Cancho de los Muertos.

La ruta del "Cancho de los Muertos" es una de las favoritas del caminante novel pues apenas presenta dificultad. Así lo asegura al menos el cartel que, desde el aparcamiento del "Canto Cochino", nos remite a seguir las señales formadas por dos líneas paralelas, una blanca y otra amarilla, y que traza un círculo de unos 6 kilómetros. 2 horas y media. Dificultad baja. Pues bien, nos perdimos.

Ataviados más que con un poco de comida para la mitad del recorrido y ropa y calzados cómodos, emprendimos una marcha que, transcurridas dos horas, decidimos interrumpir para llenar el estómago. Al retomar ya eran las 3, y durante hora y media seguimos andando sin trazar círculo alguno, sin ver el momento de retornar, y ascendiendo por pendientes cada vez más escarpadas y complicadas para el senderista medio. Así pues, y con el Astro Rey comenzando a despedirse, decidimos volver sobre nuestros pasos. Cuando la oscuridad casi nos engullía, apenas podíamos seguir las señales sobre las rocas y troncos, así que en algún momento perdimos el sendero...lo que a su vez sería nuestra perdición.

Afortunadamente, nuestra experiencia no fue mala gracias a estampas como ésta.

Dichosas señales...¿ en qué momento nos desviamos?
Perdidos
Cómo reaccionamos entonces quizá nos salvó de lamentos mayores; en lugar de seguir andando casi a ciegas y a riesgo de clavarnos una de las peligrosas jaras o precipitarte por alguno de los pequeños abismos, apelamos a la paciencia y la compostura, buscamos una zona rocosa más o menos segura y nos preparamos para hacer noche. Doce horas de oscuridad, escasos alimentos y, sobre todo, bajas temperaturas quedaban por delante, pero no había otra opción. Salvo gritar. Y seguir gritando en busca de auxilio y socorro. Y cuando la fe comenzaba a quebrantarse, nuestras voces obtuvieron respuesta: "¿Dónde estáis?" Desconozco lo que oye uno al entrar en el paraíso, si una trompeta celestial o el canto de un ángel, pero desde luego a mí me sonó muy parecido. Sin luz, fuego, comida y apenas abrigados pensábamos sobre el qué habría sido de nosotros de no ser por los dos guardias forestales que pasaban por allí justo en su último paseo del día, por una ruta que apenas creerían visitada entre semana. Tras 40 minutos, nos alcanzaron. Tras 1 hora y media, estábamos de vuelta en el aparcamiento de Canto Cochino.

Pronto nos tranquilizaron asegurándonos que es algo que ocurre mucho más a menudo de lo que se cree, sólo que la mayoría de las veces, afortunadamente y como en nuestro caso, todo queda en el susto.  Antes de analizar y aplaudir el papel de los Servicios Públicos, dejadme deciros algo: volveremos, y os invitamos a hacerlo (sin pérdidas, por favor) pues los parajes que vimos, vegetación, fauna y el sendero bien merecen una y mil visitas a La Pedriza. Es uno de los tesoros de nuestra Comunidad y, si aún dudáis, espero que las fotos os resuelvan todo dilema. Ahora sí, tributo.

Lo más llamativo de esta ruta son las formas
de las rocas a pie del "Cancho de los Muertos".
Organización impecable

Quizá existan casos en los que el titular del presente párrafo no haya sido tal, y los conflictos de competencias hayan derivado en desastrosos y arduos rescates. En nuestro caso, basta deciros que los dos guardias forestales desde el primer momento en que nos localizaron nos preguntaron a voces sobre nuestro estado de salud y, tras comprobar que era bueno, no cesaron en avisarnos cada escasos minutos que ya estaban cerca, que conocían la zona y MUY IMPORTANTE, que no nos moviéramos. Dónde iba a ir yo si estaba "ciego" en un mundo desconocido.

Tras varias pendientes escarpadas,
decidimos volver.
No obstante, dieron aviso al cuerpo de bomberos, quienes ostentan la competencia en este tipo de actuaciones. Al retomar el sendero que habíamos perdido, tras 40 minutos en los que nos fue sencilla la marcha gracias a las indicaciones y la luz prestadas por los guardias forestales, apenas llevábamos unos metros recorridos cuando nos cruzamos con la dotación de bomberos. Pese a nuestro buen estado de salud y al aviso de que todo estaba en orden, allí se presentaron Carlos y compañía con agua, mantas, luces y todo lo que pudiéramos necesitar. Tan atentos y serviciales que uno se sentía en deuda continuamente por el trato recibido.

Podría deshacerme en muchos más elogios y aún así me quedaría corto, máxime si tenemos en cuenta que soy uno de los que sufrió en sus carnes la pérdida y pensamiento de pasar la noche a la intemperie, pero prefiero aplicar algunos consejos extraídos de la entretenida charla con los bomberos en el viaje de vuelta, plagada de buenas y sabias recomendaciones.

*Aunque pese un poco más la mochila, llevar siempre ropa de abrigo suficiente, algo más de agua y comida y herramientas como un mechero, una linterna e incluso un altímetro (con el que interpretar el más que necesario mapa).

*Llevar el teléfono móvil al máximo de batería pero APAGADO, encendiéndolo sólo en caso de necesidad (como el que nos ocupa).

*Gracias al anterior punto, en el siglo XXI, nos aseguró Carlos, los rescates son algo más sencillos, al menos en lo que respecta a localizar a las personas perdidas. Ello se debe a la tecnología y programas como el "Whatsapp", me explico: Una vez contactas con el 112 (Emergencias), te pasan con el cuerpo de bomberos de Navacerrada, quienes te piden tu número de teléfono. Tras colgarte, te envían whatsapp para que les respondas con el comando "compartir ubicación", proporcionándoles así las coordenadas.


De esta forma, ávidos y aventureros madrileños, los rescates son más sencillos para quien acude en vuestra ayuda y para la víctima del extravío, pues la tranquilidad de que tarde o temprano vendrán a por ti, pues ya saben donde te encuentras, no tiene precio. De hecho aquí tenéis una noticia de hace dos días en la que siete excursionistas fueron rescatados por este método:

http://www.europapress.es/epsocial/noticia-grupo-especial-rescate-rescata-sierra-madrid-otros-siete-excursionistas-ayuda-whatsapp-20130114134117.html


En nuestro caso, ni batería en el móvil (al dejarlo encendido busca continuamente cobertura y agota la batería enseguida), ni luz, ni comida...sólo nuestra voz. Un "socorro" a tiempo y dos ángeles vestidos de guardias forestales que pasaban por allí hicieron el resto. 

AGRADECIMIENTO ESPECIAL A LOS AGENTES-GUARDIAS FORESTALES ASÍ COMO AL CUERPO DE BOMBEROS DE NAVACERRADA NO SÓLO POR LA LABOR DESEMPEÑADA AQUEL DÍA CON NOSOTROS, SINO POR UN SERVICIO PÚBLICO DE CALIDAD Y SEGURIDAD PARA TODOS LOS CIUDADANOS.



otiuMMaximus

- La ruta Circular Cancho de los Muertos ronda los 6 kilómetros y las 2 horas y media. Echa un vistazo a su leyenda, de la que casi pasamos a formar parte ;).

- Seguid detalladamente las indicaciones y aprovisionáos bien.
- Ante cualquier imprevisto, no perdáis la calma, sacad el móvil y marcad el 112. Y encended luz, tan importante es ver como ser vistos.

otiuMMenester

- ¿Dónde? Sierra de la Pedriza, cerca de Manzanares El Real. Aparcamiento Canto Cochino.
-¿Cuándo? Cualquier día con un tiempo agradable es bueno para hacer senderismo, pero si puedes hacerlo entre semana evitarás grandes aglomeraciones.
- ¿Cómo? Aquí tienes información sobre ésta y otras rutas, cómo llegar, extensión, etc. http://www.wikirutas.es/rutas/Madrid/La_Pedriza/Circular_al_Cancho_de_los_Muertos/
-¿Cuánto? Como muchos otros placeres de esta vida, gratis.

Jesús Clemente Rubio