miércoles, 22 de enero de 2014

Jack Ryan, Operación Sombra: Branagh reiniCIA saga y personaje

Tom Clancy se marchó para siempre el pasado año, dejando de tras de sí un reguero de incontables aventuras con el espionaje y la inteligencia militar como eje argumental. Verdadero maestro de la pluma y del género, industrias del entretenimiento (videojuegos, cine) se lanzaron a realizar adaptaciones. Algunas con más o menos tino, hoy os hablaré del reinicio de una de sus personajes más conocidos por los asiduos de la gran pantalla, Jack Ryan. Alec Baldwin, Harrison Ford (hasta ahora, bajo mi punto de vista, el mejor) y Ben Affleck tuvieron su oportunidad. Testigo que ahora recoge Chris Pine bajo la batuta de Kennet Branagh, quien además encarna al villano. ¿Quieres una excusa para seguir leyendo? Una de las mejores cintas de acción de los últimos meses basada en un tema muy explotado, pero ¿a quién no le engancha una buena explosión?


Pine y Costner encajan a la perfección
durante toda la cinta.
11 de marzo de 2001. Un universitario Jack Ryan (Chris Pine) ve desde Londres cómo su tierra natal, los Estados Unidos de América, sangran como nunca. Dos años después su deber para con su nación le ha convertido en Marine y, poco más tarde, un misil le trunca su nueva carrera militar y casi su vida. Tras la visita de un enigmático hombre uniformado (Kevin Costner), se enrolará en la CIA con el fin de emplear su inteligencia y capacidad de análisis para prevenir más ataques en suelo estadounidense. Siempre ocultando su verdadera ocupación, incluso a los ojos de su prometida (Keira Knightley), Ryan pronto descubre un complot dirigido a hundir la economía de E.E.U.U con un patriota ruso (Branagh) a la cabeza.


Knightley, sin llegar al suspenso,
es el único "pero".
Tras quitarnos de en medio un argumento muy manido y nada tedioso, que bien podría ser el punto flaco de la película, diremos que el propio Branagh  se encarga de dotar a la cinta de un ritmo y dinámica que hace olvidar los halos de "típico" y "estereotipado". Peleas cuerpo a cuerpo, persecuciones, tiroteos... todo tiene cabida y presencia en su justa medida, sin repetirse, sin llegar a cansar. Parece que los guionistas fueron tachando de la lista todo lo que una película de acción y espionaje debe tener calculando el no insistir en ningún apartado.

Respecto a las interpretaciones, con permiso de mi querido Harrison Ford, he de reconocer que Chris Pine clava el papel especialmente en su progresión de intelectual universitario a hombre de acción. Kevin Costner también exhibe el talento que siempre tuvo y que malos papeles oscurecieron y Branagh da la réplica con un ruso perfecto y unos gestos y miradas más temibles que cualquier arma. El contrapunto viene con la delgada Knightley, cuya interpretación se va apagando hasta ofrecer un muy bajo nivel en los momentos de tensión.

Los planos, bruscos cuando la acción lo dicta, no resultan difíciles de seguir como en otras escenas de este tipo y las coreografías de acción no pecan del excesivo uso de efectos especiales y maniobras irreales que al final nos llevan a preguntarnos si el género es acción o fantasía. 
Branagh recupera al mejor Jack Ryan y, de paso, le hace sudar la gota gorda.

Muy lograda adaptación, un reinicio difícil dado el fracaso de la última aparición de Jack Ryan (encarnado por Ben Affleck en Pánico Nuclear) y, sin duda, una prometedora actualización de la creación de Clancy enmarcándole en el contexto actual para, esperemos, darle cabida y recorrido por unas cuantas películas más. 

otiuMMaximus

- La "desvirgación" de Ryan en el hotel.
- Chris Pine está enorme en el desarrollo de su personaje.
- ¡Queremos más minutos para Kevin Costner en próximas entregas! Sublime.

otiuMMenester

- Chris Pine es el cuarto actor en encarnar al agente de la CIA, tras Alec Baldwin, Harrison Ford por doble partida y Ben Affleck.
- Estreno 31 de enero.
- Recuerda que todos los miércoles, salvo festivos, la mayor parte de las salas rebajan el precio de las entradas hasta los 3,90 euros.

Jesús Clemente Rubio