viernes, 24 de enero de 2014

"Frozen, el reino helado": Belleza bajo cero


Dos príncipes, bueno un príncipe y un plebeyo con "aspiraciones" reales, dos princesas, mundos oscuros y helados contra aquellos rebosantes de luz y color. Atrás quedaron, empujoncito de Dreamworks mediante con "Shrek", las fábulas idílicas de Disney en la que la mala era malísima y la buena era la estupenda hija que toda madre soñó tener. Ahora la factoría de los sueños apuesta por un mundo lleno de espabilados e intereses personales, sin declarar cuál es el correcto o el justo. Todo ello, claro, sin abandonar su seña de identidad: la magia. Descubre en "Frozen" cómo una reina pone en peligro su propia tierra y es su hermana la que se embarcará en una aventura en la que tendrá que decidir por salvar un pueblo o a su familia.


Casi 15 millones de euros recaudados en España desde su estreno, nominada al Oscar a mejor película de animación y también a la mejor canción original ("Let it go", "Suéltalo"), interpretada en nuestras fronteras por la excelente voz de Gisela. La artista, salida de un concurso y coronada a sí misma debido a su esfuerzo y trabajo, concentra en su voz y personalidad las virtudes del film: dulce con matices rebeldes, tradición y modernidad. De hecho, la banda sonora es una sucesión de temas que bien podrían codearse con las melodías más "poperas" del momento y, a su vez, presenta letras llenas de amistad y amor sin caer en lo empalagoso y zalamero. 


Los decorados son de los más hermosas de todo el catálogo Disney.
El resto del filme se desarrolla también así: parte de una idílica familia feliz, que gobierna el reino de Arandelle, hasta que un accidente entre las princesas hermanas obliga a una de ellas a recluirse para ocultar un peligroso poder: el de la congelación. Pero será cuestión de tiempo, de hecho el día de su coronación, cuando Elsa muestre a su pueblo sus verdaderos poderes, condenándose al destierro y, sin quererlo, a su tierra al invierno eterno. 

Aun teniendo pocos minutos, los
secundarios son geniales.
El desarrollo del personaje de Elsa es tan maravilloso como el "Reino de las Nieves" que crea entonces, moviéndose entre una persona introvertida por obligación y desatada por accidente. Su hermana, que saldrá en su busca, muestra desde el primer momento un carácter del que te enamoras, por su arrojo, espontaneidad y pasión. Ambas ya de por sí podrían comenzar, evolucionar y finiquitar la historia, pero ya sabemos que la compañía de Mickey Mouse acostumbra a no dejar nada al azar, desde los escenarios hasta los personajes secundarios.

Anna, Olaf y Sven componen el trío de búsqueda
de Elsa, la 'Reina de las nieves'.
Entre ellos, un elegante y atractivo príncipe, un rudo y sencillo Sven y un muñeco de nieve que... mejor os dejamos que lo descubráis por vosotros mismos. Respecto de los paisajes, ciertamente nos encontramos ante una de las películas más hermosas de Disney, con inolvidables momentos "bajo cero", un guión muy dinámico e incluso coherente y realista para tratarse de una cinta de fantasía y una historia que, debido a sus múltiples líneas y giros argumentales y personajes, atrapará al más exquisito.

Estamos ante una perfecta combinación del humor de "¡Rompe Ralph!" y los personajes de "Enredados", mezclado con los típicos dejes dramáticos y aderezado con deslumbrante magia. Hueco de honor en los "Clásicos Disney" para esta nueva joya, no como el demasiado manido Winnie the Pooh (número 51).


otiuMMaximus

- El "Reino de las Nieves" es alucinante.
- Anna, la hermana pequeña, es un terremoto de humor, pasión y romanticismo.
- Sven, Olaf... los secundarios son entrañables.

otiuMMenester

- "Frozen" es el Clásico Disney número 53. Antes llegaron "Rompe Ralph", "Winnie the Pooh" y "Enredados". Ha recaudado más de 14 millones de euros en nuestro país y 763 millones de dólares en todo el mundo.
- Gisela interpreta en nuestro país "Suéltalo", versión española de "Let it go", la canción nominada la Oscar y traducida a más de 20 idiomas.
- Recuerda que todos los miércoles muchas salas dejan sus entradas a 3,90 euros y, además, las puedes comprar por Internet y ahorrarte las colas.

Jesús Clemente Rubio