martes, 12 de noviembre de 2013

VIDEOJUEGOS 'Madrid Games Week': Por fin un 'E3' español


Más de 50.000 visitantes en su primera edición. Cientos de expositores, las marcas más importantes del sector y miles de videoconsolas y juegos para probar y jugones para disfrutarlos. Todo ello rodeado del mejor ambiente Cosplay y un entorno de ensueño para los aficionados a, apuntad bien, el sector de entretenimiento que más dinero mueve y que duplica a otros gremios como el cine o el teatro. Esto sigue siendo un juego, pero ya no sólo de niños. Es de todos. Agarrad un mando pero cuidado, quizá no volváis a soltarlo. Así fue la primera "Madrid Games Week".

El listón estaba muy alto. Hace tiempo que los videojuegos se han consolidado en la cima del entretenimiento y ferias como el E3 de Los Ángeles o el TGS de Japón así lo reafirman. Una inversión de dólares y yenes millonaria y que cada año congrega a lo mejor a uno y otro lado del stand en lo que supone casi un tributo a las "maquinitas" que decían nuestros padres.

Las azafatas y el lujo no faltaron a la cita más importante para los consoleros españoles.
Pero los españoles somos así, parece que cuando por fin nos dignamos a hacer las cosas bien no vemos límites. IFEMA destinó un solo pabellón y tres días a una feria que se prometía notable aunque sólo fuera por la novedad y trabajada por idéntica razón. Y las expectativas, como ocurre con los mejores videojuegos, se vieron superadas.

Más de medio millar de puestos consoleros para disfrutar de los últimos y próximos juegos de Wii U y lo que aún está por venir también como consola doméstica: Xbox One y PS4. Gigantescos expositores aderezados con equipos de ayuda, servicio y atención al jugón más que excelentes, actores ataviados según el juego al que representaban y una atención a la prensa que ya quisiera yo recibir en ocasiones en otros sectores.

Amateurs y profesionales se ataviaron para la ocasión.
Pulso de XBOX y PS; arbitra Wii U

Jornada de prensa aparte, merecía la pena ir junto al usuario común pues, creedme, pocas veces he visto semejante ambiente. Primero por las ganas y emoción que se palpaba en cada persona que cruzaba el umbral de entrada al pabellón y, cómo no, por la genial idea de los compañeros de "Hobby Consolas" de organizar un desfile Cosplay (algo así como un carnaval basado en videojuegos y manga) y premiar al mejor disfrazado. Así las cosas, y junto a los sectores temáticos y los expositores, uno se creía invitado en un videojuego inmenso.

Con semejante panorama, Microsoft y Sony tenían que sacar músculo. Y había mucho. A estas alturas ya sabréis el aspecto de ambas consolas así que no nos detendremos a valorar la estética (cabe decir que frontalmente nos gusta mucho más la One y, apaisada o tumbada, la PS4) y sí la apuesta de cada uno en la feria.

El objetivo de Sony fue deslumbrar al jugador.
A grandes rasgos, podríamos decir que PS4 apostó por una estrategia norteamericana y XBOX más europea, en contra del origen de ambas consolas. Me explico: Sony montó un escenario enorme, levantó paredes gigantescas con lemas (nos encantó) como "Para vosotros jugadores" y formó la cola más llamativa de toda la feria, debido a que para jugar a uno de sus títulos en la nueva videoconsola permitía el acceso a grupos de 60 personas durante 7 minutos. De esta forma, se evitaba esperas en cada consola, reunía a multitud de gente y daba la impresión de ser el hormiguero del Pabellón 8, da igual si tenía más o menos público que el resto.

Microsoft eligió el cuidado de los detalles; combinó stands generosos con una atención casi personalizada de sus asistentes, repartiendo el personal por las colas de cada título y dejando los lanzamientos más deseados (Dead Rising 3, Battlefield 4) para carpas techadas de manera que crecía la expectación y atrajera al usuario. El extra venía en algunas demos que premiaban, por ejemplo en el caso de la franquicia exclusiva de zombis, con un póster al que más caminantes matase.

Microsoft reservó carpas personalizadas a títulos como 'Dead Rising 3'.
Nintendo, como ya hiciera la generación anterior, se desmarcó de las dos anteriores apostando por explanadas enormes plagadas de Nintendo 3DS y combinándolo con algún que otro cartel atractivo (el de la propia marca así como el de Zelda, para fotografiarte con la espada de Link, geniales) y un par de sofás y muebles con televisión y videoconsolas para ponerle fácil a los padres o bien a los chavales la configuración de su casa a partir de ahora. Dicho de otro modo; no quieren deslumbrar desde arriba, sino sentarse al lado del jugón y decirle "mira, así lo hacemos nosotros, y así lo puedes hacer tú".

Tres conceptos diferentes, dos de ellos similares y un tercero independiente por lo que, bajo mi punto de vista, se volverá a repetir la tendencia de años anteriores: Wii U será la consola de las familias, los padres, los hijos y los grupos de amigos... y la segunda de aquellos hogares con jugones que puedan permitírselo. La primera, obviamente, será una de las dos bestias que llegarán este mes a las tiendas.

Lástima que te pudras antes de probarlo.
Lo que de verdad importa: los juegos

No fue difícil dar con la carpa en la que probar la tercera entrega de una de las franquicias más divertidas de Xbox One: bastaba seguir el rastro de los zombis que repartió por la zona Microsoft Ibérica. Dead Rising 3 es ya un imprescindible antes de salir gracias al nombre... pero la demostración ensalzó las ganas de tenerlo ya que te permitía abrirte paso con toda clase de armas entre centenares de zombis sin acusar ningún fallo ni ralentización del motor gráfico. Una nueva exhibición del corazón de la One. Forza: Motorsport y Ryse, esta última con legiones romanas asediándote mientras jugabas, son dos ejemplos más del atractivo y casi ventajoso catálogo de lanzamiento de Xbox. Hay hueco así para los amantes del motor y para los de la aventura tipo God of War. Sin olvidar, claro, joyas próximas como Halo y Fable Legends.

Los de 'Battlefield 4' no escatimaron en recursos publicitarios. Y lograron su objetivo.
Tiempo habrá de analizar cada juego pero lo mío hoy es revelar detalles sobre cómo lucieron en la feria. Y los de PS4, aunque no gozaban de entorno personalizado como los de su principal competidor, no dejaban de sorprender (Killzone, Blacklight), si bien pareció echar el resto con las third parties dado que su catálogo exclusivo es más escaso y menos atractivo que el de XBOX. Como decíamos, mientras los de la "X" dedicaron incluso un espacio tematizado a Battlefield 4, de Electronic Arts, PS4 situó todo en una infinita hilera de videoconsolas y juegos. Cantidad contra calidad, si bien el resultado era igual de impactante.

Sirva lo anterior para mencionar que, una vez más, son las terceras compañías las que premiarán a los early adopters (compradores tempranos o primeros compradores de un producto tecnológico) con extraordinarias experiencias jugables: Assassins Creed IV: Black Flag, Battlefield 4, Call of Duty: Ghosts (menudo despliegue el de este título, muy aclamado durante los tres días de feria, incluso durante el de prensa), FIFA 2014 (que copó los torneos, competiciones y retos de la feria con una inimaginable expectación) y demás "2014" de Electronic Arts, y un largo etcétera.

Las franquicias de Nintendo son las
más reconocibles del mundo. ¡La espada de Link!
Y el luego de siempre vuelve a ser Nintendo que, que me disculpen los de la Gran N, porque en muchos casos deberían ser los primeros. Quizá no haya vísceras ni disparos por doquier en sus franquicias exclusivas pero, no olvidemos, suponen el máximo exponente y objetivo de una videoconsola: la jugabilidad. Zelda, Mario Kart 8, Super Mario 3D World, Pokémon... imposible convencer al público más joven de las videoconsolas de decantarse por otra, ni al jugador de toda la vida de que haya una partida que enganche más que los anteriores títulos.

Un 'armario' de 2 metros
custodiaba el 'stand' de Dark Souls 2.
Entre tanta multitud un guiño más que merecido a Namco Bandai, que supo aprovechar mejor que nadie sus metros cuadrados para comprimir en ellos juegos para probar (conté más de 10 diferentes y el doble de puestos), marketing (teníais que ver el armario que trajeron para ataviarse como el guerrero de portada de Dark Souls II donde, por cierto, se premiaba la rapidez al matar al monstruo final de la mazmorra) y despliegue técnico (el monoplaza para probar F1 y, por qué no, las azafatas). Si a ello le sumamos el cameo de Goku en Super Saiyan y videojuegos como Saint Seiya: Brave Soldiers (me faltó un Caballero del Zodiaco por ahí ;) ) obtenemos una de las experiencias más gratificantes del evento.

La otra feria

Además del monoplaza de Namco Bandai, SimulaRacing nos trajo un vehículo de competición para mostrarnos como con sus accesorios en forma de asientos y estructuras para colocar la consola y la televisión, descubriremos el auténtico placer de la conducción virtual. 

Cualquiera se le cuela a Altair.
Los campeonatos y competiciones, especialmente en el caso de Fifa 2014 o el mencionado desfile Cosplay, pusieron la nota de color a la jornada. Pese a las colas era imposible aburrirse pues siempre encontrábamos una pantalla amiga en el que seguir con pasión los partidos del título de EA... ¡y qué pasión! Cada falta, ocasión o gol despertaba tantas reacciones como un Madrid - Barça. Si estabas alejado de un escenario lo mismo daba, seguramente detrás o delante de ti en la misma fila había alguien disfrazado de Sub-Zero, Mario Bros o Altair. Como digo, imposible aburrirse.

Si aún así te muestras escéptico ante las posibilidades del evento y no te has decidido a asistir al del próximo año (dios quiera que se celebre), hay un par de ases en la manga: la hilera de puestos con temática "Retro", desde los primeros Amiga o Spectrum (¡incluso una máquina Odissey con el Pong, el primer videojuego de la historia!) hasta cartuchos a la venta de la NES o la Master System. ¡Qué tiempos aquellos en los que nuestros visionarios padres nos regañaban por estar enganchados a algo que "no iba a triunfar"!

Las mesas de 'Soccer Table' presumen de acabado,
diseño y facilidad de apertura. Juzga tú mismo.
La otra baza fue para aquellos que les gusta jugar pero no a las videoconsolas o bien se equivocaron de feria y buscaban una del hogar. Ambos estuvieron de suerte, porque los muchachos de "Soccer Table" dispusieron una de sus mesas convertibles en futbolín para disputar torneos (¡nosotros nos llevamos un FX Fútbol por ganar!) y, de paso, presumir de producto de calidad. Aunque no venga al caso, el acabado y material de este tipo de mesas, con cristal opcional para ver el futbolín que reside en sus entrañas mientras la usas como elemento decorativo, nos sorprendió dado que hasta ahora lo que se ofrecía era una simple tapa "cubrefutbolín" y no un material realmente trabajado.

Una minirrecreativa de SF2,
el sueño de todo aficionado.
Para laborioso la otra gran sorpresa: "Puppet Master" vendió más que nadie sus "amigurumis, pixel art" y abalorios de índole consolera y, atención, ¡videoaventurera! Diversos artículos, broches y colgantes de Guybrush Treepwood de Monkey Island, Bernard y Hoagie de Day of the tentacleI y un sinfín de posiblidades ornamentales y temáticas que supieron apreciar los que, como un servidor, vivieron la edad de oro de las aventuras gráficas.
Decidme que no se os cae la lagrimita...
Con la lágrima de la nostalgia y los sentimientos a  flor de piel encaminamos a la salida... pensando en cuánto ha cambiado (para bien) el sector, aplaudiendo el trabajo bien hecho de IFEMA, Microsoft, Sony, Nintendo y el resto de compañías, firmas y empleados. Celebrando que, con pasos de gigante como éste, el mundo del videojuego reciba el reconocimiento que merece y que, año tras año, se ha ganado. ¡Enhorabuena jugones!

otiuMMaximus

- El detalle de XBOX One, especialmente con su catálogo exclusivo.
- La fuerza bruta de Sony y el potencial de su nueva criatura, PS4.
- El colorido y la jugabilidad del stand y los títulos de Nintendo, respectivamente. La veteranía es un grado.

otiuMMenester

- Más de 52.000 visitantes pasaron por el pabellón 8 de IFEMA entre el viernes 8 y el domingo 10.
- Cerca de 600 puestos permitieron disfrutar de casi un centenar de títulos.
- Wii U ya está en el mercado a un precio que parte de los 267 euros; XBOX One llega a las tiendas el 22 de noviembre a un precio de 499 euros; PS4 lo hará una semana más tarde, el 29 de noviembre a un precio de 399 euros.


Jesús Clemente Rubio