jueves, 28 de noviembre de 2013

'Microporno por dinero': Cuando la crisis se convierte en tu amante


En tiempos de crisis, sexo. Es la conclusión de "Microporno por dinero" pero, no te dejes engañar, en absoluto lo que ocurre entre sábanas ocupa el eje argumental de la obra de Pablo Álvarez. El dramaturgo y director utiliza el reclamo en el título que esconde todo un esbozo de las dos familias más típicas de España, la supuestamente asentada y la que vive al límite, demostrándonos que, como el amor y el odio, ambas situaciones están a un paso de la otra.


Maribel no dice toda la verdad
cuando repudia a su cuñado...

Con permiso de quien les dirige, Maribel Martín y Laura Martuscelli merecen las primeras líneas de esta reseña. Porque bordan, respectivamente, los papeles de frígida y conservadora amargada y el de libertina vividora. Sus parejas les dan la réplica con casi el mismo talento; David Font, respetable y tradicional banquero y su hermano Antonio Gonçalves, infantil y soñador artista venido a menos. 


Cuatro ingredientes, servidos a pares, que podrían conformar un explosivo cóctel de convivir, algo que no tardará en llegar. Cuando Toni y Laura son deshauciados el primero se ve obligado a pedir cobijo en Barcelona a su hermano David quien, al igual que su "encantadora" esposa, no verán con buenos ojos la visita y echarán mano de aquello de "los huéspedes gusto dan, pero es cuando se van".

Cuando la obra inspira sexo, respira diversión y buen rollo.

Con el sexo como elemento que en realidad los une más de lo que los separa, la obra nos muestra como los estereotipos definidos en nuestra actual sociedad pueden llegar a diferenciar tanto a personas no tan distintas e incluso a poner en peligro la familia, ayudado claro por ciertos traumas arrastrados demasiado tiempo. Quizá algo exagerado en amplitud y pasión en los discursos políticos, casi mítines, el guión no pierde de vista el acentuar el rumbo perdido por nuestra sociedad y la práctica extinción de valores, donde prima más la imagen y las etiquetas que aquello invisible a los ojos y, como nos enseñó "El principito", es lo más importante.
La convivencia hará brotar más de un
secreto familiar.

Quiero dejar claro una vez más que apenas roza el sexo como argumento principal, menos aún el porno -si bien cuando lo hace la obra gana muchos enteros pues Pablo Álvarez sabe recoger la mejor parodia del mundillo- pero ello que no te prive de asistir a notables -en algún caso sobresalientes- interpretaciones, una puesta en escena muy entretenida y un bofetón en toda la cara a lo que una vez fuimos, y en lo que nos estamos convirtiendo.  Y si algún día todo se acaba derrumbando, siempre nos quedará el sexo...


otiuMMaximus
- Con un puñado de recursos Pablo Álvarez construye un relato con la crisis económica, familiar y existencia como verdadero hilo argumental.
- Muy buenas interpretaciones, con guiño especial a ellas. Seamos sinceros: siempre nos superarán.
- "Los argentinos: hacen de tooodooo"

otiuMMenester

- ¿Dónde? Pequeño Teatro Gran Vía.

- ¿Cuándo? M y X a las 21 horas.
-¿Cómo? Aparca en la misma calle del teatro, doblando la esquina. Suele haber sitio y es zona azul. En Metro, L10 (Plaza de España).
-¿Cuánto? Desde 20 euros.

Jesús Clemente Rubio