martes, 16 de julio de 2013

Los Croods: La Prehistoria, humanidad en estado puro

La familia. No la elegimos y, sin embargo, cómo la queremos. Ya sea de una manera racional o por la inercia del instinto, siempre miramos por ella. Y la protegemos del peligro que, para algunos, va asociado a lo desconocido. Estas tres líneas podrían ser el resumen de "Los Croods", una familia cavernícola que se topa con el siguiente escalón en la evolución al tiempo que el mundo se va al garete.

Si la idea es buena, el desarrollo es inigualable. Debo reconocer que la fortuna quiso que fuera a ver esta película que descartaba porque, a diferencia de otras cintas  de dibujos animados o animación, consideraba demasiado infantil. Tras darme cuenta de mi error al consultar la web de Fescinal y ver que en lugar de "El Gran Gatsby" proyectaban "Los Croods" me dije: escenario al aire libre y temperatura inmejorables, instalaciones sobresalientes y tentempiés, bocadillos y palomitas económicos. Nos quedamos.


La familia al completo. Aunque la niña salvaje (izquierda) nos encantó,
sin duda Cintu (encima del padre)  se lleva la palma. 'Da da daaaa'.
¡Qué acierto! Descubrir el obsesivo temor a lo nuevo de un padre que, como todos los que merecen ese nombre, sólo mira por su familia. Caverna es casa, el resto conviene evitarlo. Lo malo es que una de sus dos hijas (la otra es casi un perro de caza), Eep, está en esa etapa que las hormonas luchan por salir disparadas del cuerpo y empujan a descubrir, a arriesgar... a desobedecer. Así que en una escapada nocturna se cruza con el cromañón 2.0, un nómada que ha aprendido a luchar en su cabeza para luego ejecutar ideas, en lugar de pelear sobre el terreno empolvando cualquier atisbo de estrategia.
Verano, Madrid, cine y estrenos recientes....
¿imaginas un plan mejor?

Fuerza e inteligencia se verán obligados a colaborar si quieren sobrevivir a uno de tantos desplazamientos terrestres y, en ese viaje, te deslumbrarán las animaciones, las ocurrencias del guión, los desternillantes chistes e incluso puede que asome alguna lagrimilla.

Aunque la pantalla 2 de Fescinal no es
digital, la calidad es incuestionable.
Sin duda, recomendable como pocas para toda la familia, para imaginar que más allá de las pinturas de Atapuerca, una vez, existió una familia como la nuestra. Quizá berreaban y andaban a cuatro patas, puede que vieran un ser vivo en el fuego o un enemigo en lo nuevo... pero fueron seres humanos que, por qué no, es posible que amasen y pensasen de verdad, no con las miles de estúpidas distracciones de lo verdaderamente importante que hoy día tenemos.

otiuMMaximus
- Dreamworks se luce en cada personaje. Cintu, soberbio. Atentos al próximo estreno de la compañía: Turbo. Promete.
- El (pre) histórico pique entre suegra y yerno.
- El amor con cerebro y el amor descerebrado.

otiuMMenester
- ¿Dónde? Parque de la Bombilla. Avenida de Valladolid, 1. 28008 Madrid. 611 60 04 48.
-¿Cuándo? El 11 de agosto vuelven a proyectarla a las 22:15 horas. No obstante, te recomendamos seguir éste y otros estrenos mucho más recientes en la web www.fescinal.es
-¿Cómo? En coche, tienes un amplio parking una vez accedes al recinto. En metro, L6 y L10 (Príncipe Pío)
-¿Cuánto? 6 euros entrada general, descuento para mayores de 65 años y jóvenes. Agua desde 1,30 euros y combo de palomitas y refresco por 3,50. Consultar otros precios pero, te garantizamos, muy económicos.


Jesús Clemente Rubio