viernes, 7 de junio de 2013

Arreglando el mundo: Cañas, música y amigos... ¡en el teatro!


¿Quién dijo que el teatro no era divertido? Eduardo Aldán intenta el más difícil todavía tras desnudar nuestra nostalgia en "Espinete no existe" y ensalzar la mejor década de la historia, los 80, en "Maldito Naranjito". Esta vez no se trata de echar la vista atrás, sonreír y, por qué no, echar alguna que otra lágrima... esta vez se trata de rodearse de colegas, caña en mano, y dar un crítico repaso a la actualidad apoyado en la barra de un bar. Vamos, el hobbie más extendido entre los españoles en elñ último lustro. Bebe, critica y baila...no estás en un bar, sino "Arreglando el mundo" en un teatro.

Ya el pasado año Aldán se atrevió con una fórmula que, según el, "pretende huir del mero y manido monólogo en pro de nuevas puestas en escena". Tal fue el éxito que, haciendo algunos cambios en el elenco y en el guión, siempre apegado a la actualidad -como toda buena charla entre cañas-, repite la estructura que le hizo triunfar.

Banda en directo, barra de un bar y colegas...
¿se puede pedir más?
Las nuevas caras pasan por Ernesto Sevilla y Sergio "El Monaguillo" en el papel de dos de los amigos -completados por el nexo entre la anterior temporada y esta, J.J Vaquero- y Cristina Urgel como maestra de ceremonias y relaciones públicas del bar. Así que no se extrañen si se os acerca una exuberante rubia a preguntaros cómo va la charla entre cañas -las que podemos pedir por tres euros, botellas de agua a dos euros- o qué os parece el espectáculo. Y la interacción no termina ahí.

Era un hecho que en las obras anteriormente citadas el público se mordía la lengua una y otra vez porque, el que más el que menos, tenía algo que decir sobre la época en la que creció. Imaginad lo que os tocará callar cuando se pongan a desplumar informaciones como las del amigo Bárcenas, la Corona, etc... así pues, y para aliviar la imperante necesidad de hablar, prometen muchas sorpresas entre las que, sólo a modo de pista, os diremos que podría estar el cantar... ¡Id afinados!

J.J. Vaquero repite en el reparto y
en los ajustes del guión.
La música será el mejor elemento contextualizador y más original que sirve, además, para rellenar ese silencio entre diálogo y diálogo, para ambientar las palabras y críticas, para dinamizar la estructura de la obra. En directo, una banda versionará muchos clásicos moviéndose entre el jazz y el chill-out de manera que, pese a la única presencia de los tres amigos -habrá "cameos teatrales" de otros tantos genios del humor-, jamás parecerá vacío.

Pero si las cañas, la música y la estupenda ambientación -rematada por mesas, pufs y banquetas presentes en cualquier tasca- no son suficiente, siempre quedará el guión. El alma de cualquier obra, aquí sabe moverse entre la crítica más mordaz -Aldana jura que se han atrevido con asuntos que la temporada pasada pasaron por alto y que, esta vez, se dijeron "¿para qué si no sirve el teatro?- y los chistes fáciles y complejos.

De izq. a dcha: Ernesto Sevilla, J.J. Vaquero, Eduardo Aldán,
Cristina Urgel y Sergio "El Monaguillo". Benditos tacones diría este último.
Es ahí donde la combinación de los tres humoristas resulta en un cóctel que siempre gustará, en mayor o menor medida. Tres formas de hacer humor en la que, al menos una, siempre enganchará al espectador... si resultan ser las tres, ni que decir tiene que la experiencia será sobresaliente.

En otiuMMadrid creemos que es uno de los planes preferentes para cualquier público, seas quien seas. Porque te guste o no el teatro, la crítica de la actualidad, la música o las cañas -un servidor la rechazó en la presentación y disfrutó igual-, simplemente tienes que echar cuentas sobre lo que te dejas en cada visita a tu bar favorito y verás que, por lo mismo o incluso un poco menos, puedes echar 90 minutos rodeado de tres nuevos colegas y una banda de música en directo que pondrán los puntos sobre las íes a la actualidad. Quizá finalicen como todas, con un "en fin" entre suspiros denotando el hastío de no poder cambiar nada... pero nadie nos podrá arrebatar esa hora y media en la que estuvimos arreglando el mundo.

otiuMMaximus
- Tres actores, tres tipos de humor. Y "cameos" sorpresa.
- Con música en directo y cañas,  la actualidad entra mejor.
- Lo a gusto que se queda uno después de estas charlas, oye.

otiuMMenester
-¿Dónde? Teatro Compac Gran Vía. Calle Gran Vía, 66.
-¿Cuándo? Hasta el 27 de julio . M, J y V a las 21 horas. S 20 y 2230 horas, D 1930 horas.
-¿Cómo? En coche, tienes un parking justo a la vuelta del teatro. Si no, trata de aparcar por Leganitos y calles colindantes.
-¿Cuánto? De 19 a 33 euros. Ojo a los portales de descuento que pueden contener alguna oferta para los primeros días.


Jesús Clemente Rubio