martes, 14 de mayo de 2013

Iron Man 3: Tony Stark vs. Iron Man, sangra la máquina.


Vuelve "Iron Man", con una tercera parte que, a su vez, es el inicio de la llamada "Segunda Fase" de las películas del universo Marvel o, dicho de otro modo, el primer paso del largo camino que conduce a "Los Vengadores 2". Sabíamos que Tony Stark (Robert Downey Jr.) tiene cerebro -su éxito profesional y personal dan fe de ello- pero, en esta última entrega, el hombre de hierro dejará ver también su corazón. Aunque parezca una máquina sangra, y verá como su humanidad lucha por engullir a su idolatrada faceta de superhéroe. Asiste al combate más difícil que cualquiera de nosotros encuentra, al menos, una vez en la vida: contra uno mismo. Tony Stark vs. Iron Man. 

Claro que ojalá fuera el único adversario a batir. Más bien digamos que menos mal que no es así, pues la película profundiza lo justo, sin excesos, en el debate interior de Stark como aderezo de la verdadera amenaza que azota esta vez el mundo: el mandarín (Ben Kingsley). Al más puro estilo árabe, con retransmisiones televisivas pirata de ejecuciones en directo e invasiones de aldeas, el mandarín lanza un mensaje al mundo -personalizado, como no, por el presidente de los Estados Unidos- y es Stark o, mejor dicho, Iron Man, quien recoge el desafío lanzando un órdago que supone casi su propia destrucción.


Da igual si paranoico o asustado; Stark seguirá con su ácido humor y punzante ironía.
Como veréis, la trama proporciona un escenario ideal para que Robert Downey Jr. se luzca y, por primera vez en la trilogía, explore de verdad y profundice en los miedos de su personaje, en la faceta más humana, en demostrar que ni la armadura ni su pecho están huecos. 

Paltrow, Kingsley, Cheadle, el reparto
es tan bueno como sus interpretaciones.
Con un panorama inédito sí repite excelente interpretación del playboy al que nos tiene acostumbrados, aunque en este plano merece mención especial Gwyneth Paltrow, con más líneas en el guión y protagonista de escenas que van desde el drama hasta la acción más pura. De Kingsley creo que está todo dicho: la novedad sería que su interpretación fuera inferior al sobresaliente. Así que no hay novedades. Sí en uno de los compañeros de Stark; Máquina de Guerra es ahora Iron Patriot (Don Cheadle), el orgasmo del ejército estadounidense. 

¿Colgará la armadura
Tony Stark?
A pesar de la marcada dimensión humana del filme, no deja de ser una cinta de superhéroes. El drama actúa como hilo conductor entre "Los Vengadores", la presente película y las futuras de la factoría Marvel pero, amigos, esto es Iron Man... es destrucción, peleas de todo tipo, impresionantes efectos visuales, sonoros y musicales (bendita banda sonora) y un abanico de sorpresas metálicas para el final, con Paltrow y Iron Mans (sí, en plural) a la cabeza. Para lobos con piel de cordero, para tipos duros que reciben balas sin pestañear pero luego gimen cuando les desinfectan las heridas con Betadine. 

otiuMMaximus

- La primera ofensiva del mandarín sobre Iron Man. Orgía visual.
- El combate final entre dos ejércitos. Sí, dos. 
- ¡Espera a que terminen los créditos para irte!

otiuMMenester

- "Iron Man 3" es la primera película de la "Segunda Fase" de Marvel. Cada una aportará datos sobre cada uno de los Vengadores de cara a la secuela de la película homónima. "Thor: The Dark World", este mismo año y "Capitán América 2", el que viene, son las siguientes.
- Stan Lee repite cameo. Pista: camión de televisión.
- La película recaudó en sus primeros 5 días en cartelera 200 millones de dólares en 42 países.


Jesús Clemente Rubio