lunes, 13 de mayo de 2013

Mitad y mitad: La madre no se comparte, se reparte


Hay dos verdades que nos deja la vida: que las mujeres, en general, y las de antes, en particular, son más duras que una roca y todo lo soportan (mucho más que cualquier hombre), y que mala hierba nunca muere. Para Juan y Carlos, la persona que reúne estos y otros muchos requisitos destinados a dotarla de una pseudoinmortalidad es... su madre. Hecho del que se alegrarían si no fuera por la suculenta herencia que parece tener y que, hasta que no pase a mejor vida, no piensa soltar. El reparto -"Mitad y mitad"- tendrá que esperar... o no.

Actor más que consagrado, Pepón Nieto
nos regala otra interpretación espectacular.
Aunque esta obra hable de partes, os hablaré de enteros, ya que de principio a fin engancha. Porque aunque la cartelera del Teatro La Latina ya nos tiene acostumbrados a una programación de calidad, esta vez flaco favor se han hecho al dejar el listón tan alto para las futuras incorporaciones. Decidme si no cómo una obra que cuenta con Jordi Sánchez (la víbora de Recio en "La que se avecina) en el guión, Pep Antón Gómez en la dirección y Pepón Nieto y Fernando Tejero como protagonistas puede satisfacer e incluso superar las expectativas que uno lleva ante semejante elenco.

Escenario plano, escaso vestuario y,
sin embargo, obra brillante.
Cómo unos registros tan televisivos pueden igualmente complacer al público teatral más que exigente con las tonalidades y expresiones, con el realismo y la puesta en escena, con la dinámica. En un par de actos consiguen transmitir la pasividad y agonía de Carlos (Pepón Nieto) y el descaro y desparpajo de su hermano (Juan). Es cierto que el primero deseas que avance en pro de que el hermano "bueno" se imponga al "malo", y que el segundo aporta la excelencia que le falta al sobresaliente primero, pero ambas mitades, insisto, forman un conjunto glorioso. 

Un compendio de diálogos típicos de hijos que dejan de serlo y se convierten en fríos herederos, incluso con sus madres aún respirando. Que oscilan entre el arrepentimiento y la vergüenza de buscar con más ahínco los ahorros familiares que la medicina de quien les trajo al mundo y los reproches y el autoconvencimiento del "mejor así" y "en el fondo era mala". Y la duda... la duda sembrada entre los asistentes acerca de quién de los dos carece de moralidad y quién se excede, del que merece y desmerece de si, en el fondo, los malos hijos son fruto de una mala madre o, por contra, se torcieron en algún momento del camino.

Juan (Tejero) le provocará más de un quebradero de cabeza a su ansioso hermano (Nieto).
Cierto es que su eslogan "una comedia de muerte" no es el más acertado, pues el espectador anticipa múltiples risas y más tratándose de estos actores. Por supuesto que existen, algunos detalles del guión son soberbios pero, creedme, encontraréis más sonrisas que ornamentan y dinamizan la acción que carcajadas que la paralizan. Lo cual, dicho sea de paso, es de agradecer.

Tu madre enferma...¿y tú de viaje?
Así pues, es preferible acudir con la intención de ver una historia que inspira humor y espira cierto drama; te verás a ti mismo preguntándote cuán debes a tu madre y si eres el retoño pícaro o el bonachón. Nosotros te ayudamos... si ya has buscado o indagado sobre los ahorros y las cartillas de tu madre, malo. Muy malo.

otiuMMaximus

- Carlos haciendo de madre con su hermano Juan.
- Toda butaca merece la pena pero, si puedes permitírtelo, adquiere las primeras filas. La agonía de Pepón Nieto y la chulería de Tejero lo merecen.
- El "trombo de maldad".

otiuMMenester

-¿Dónde? Teatro La Latina. Plaza de la Cebada, 2. 28005 Madrid. 91 365 28 35.
-¿Cuándo? Hasta el 16 de junio. De X a V, a las 20 horas. S a las 1930 y a las 22 horas (doble función) y D a las 19 horas. 
-¿Cómo? En Metro, L1 (Tirso de Molina) y L5 (La Latina). En coche, intenta aparcar en la calle de Toledo o Calle Segovia.
-¿Cuánto? Entre 10 y 25 euros, dependiendo de día y función.


Jesús Clemente Rubio