viernes, 5 de abril de 2013

The Host (La Huésped): Okupas de cuerpos


La autora de "Crepúsculo" se pone seria. Esta vez no va de vampiros, humanos y hombres lobo que consiguen coexistir pese a sus más y sus menos... Ahora los extraterrestres se han apoderado de la Tierra y sus habitantes, ocupando nuestras casas, trabajos y planeta... arrebatándonos nuestro cuerpo. Descubre por qué "The Host" no es la típica película de alienígenas.

Los extraterrestres desprecian
la violencia humana pero
subestiman el amor.
Para empezar, al menos los actores encarnan personajes acordes a su edad, y no adolescentes llenos de testosterona y con las hormonas fluyendo a la velocidad de la luz increíbles en el sentido propio de credibilidad. Además, olvídate de las multitudinarias batallas entre el ejército estadounidense y aliens (los demás siempre hacen una aparición puntual, pero vamos, jamás he visto a la Legión protagonizar una de estas películas) así como de los casposos discursos patrios sobre las barras y estrellas. Eso sí, en esta ocasión la escritora Stephenie Meyer también apuesta por una mujer, símbolo de los últimos coletazos de la resistencia humana, como eje argumental. 

Una de las buscadoras (Diane Kruger) se tomará
como algo personal la búsqueda de Wanderer.
Melanie (Saorsie Ronnan) se niega a que, como ha sucedido con los casi 7.000 millones de habitantes de la Tierra, los extraterrestres la "ocupen", relegando su alma a un segundo plano y a una esclavitud dentro de su propio cuerpo. Por ello, antes que capturada, prefiere lanzarse al vacío dejando atrás incluso a su hermano pequeño. Para su fortuna o desgracia -ya elegiréis vosotros-, no muere, por lo que los invasores deciden curarla y ocuparla con una de los suyos, Melanie, subestimando el poder de sentimientos tan poderosos como el amor, que hace muy latente el alma de ésta.

Su constante papel de "Pepito Grillo" llega a la conciencia y el corazón -si es que tienen- de la extraterrestre Wanderer, quien, conquistada por los recuerdos de Melanie y lo que entonces sintió, decide ayudarla a reencontrarse con aquellos que protege y añora. El doble filo de tal decisión es que llevará a los suyos -en concreto a los llamados "buscadores", directamente al escondite del último brote humano del planeta. 

William Hurt combina la firmeza de un líder
y el cariño familiar en su papel de tío de Melanie.
La idea es original, el cuerpo de la película brillante y, sin embargo, posee una introducción demasiado extensa y lenta y un remate algo forzado, pero en conjunto resulta una elección acertada en tu día de cine. Sin olvidar la notable interpretación de la protagonista (con un doblaje desmerecido) sólo ensombrecida por el soberbio papel de William Hart como tío de la protagonista y líder de la resistencia. Y sí, la autora ha abandonado muchos guiños de la saga adolescente pero mantendrá el de un triángulo amoroso imposible trazado, he de reconocer, con mucho más esmero que aquel de vampiros y hombres loboy tan intrincado que uno no sabrá cuál sería el desenlace justo para todos.


Además, como las buenas películas españolas y no las pedantes o pretenciosas, plantean multitud de cuestiones sin ánimo de imponer moralidades ni ética alguna. A modo de ejemplo, deciros que los invasores, tras ocupar los puertos, eliminan barreras de toda índole, sentimientos negativos como la desconfianza, la avaricia o la envidia...incluso el dinero. 

Stephenie Meyer dibuja nuevamente un triángulo amoroso mucho más complejo
que el de la saga 'Crepúsculo'.
No existe el crimen ni delito alguno, no hay rencores, guerras ni violencia. Todo se torna globalizado en su sentido más puro e inocente; hermanados sin barreras ni fronteras. ¿Utilizan mejor que nosotros nuestro propio cuerpo? ¿Son mejores sus reglas para regir nuestro propio mundo? Decía Carlos Goñi en "2 por 2": "quizá sea más cómodo y seguro, pero no tiene emoción". Yo digo que la sabiduría del hombre parte de su ignorancia inicial así como los aciertos de sus múltiples equivocaciones.


otiuMMaximus

- William Hurt. ¡Queremos un tío así! (en el sentido familiar).
- La vuelta de tuerca al manido mundo alienígena.
- La complejidad del triángulo amoroso.

otiuMMenester

- Cinesa elige cada semana una película para reestrenar al precio de 3,60 euros la entrada. Si esperas un poco, quizá 'The Host' sea una de ellas.
- Yelmo Cineplex tiene ahora promociones de entradas a 5,95 euros. Busca la tuya en portales descuento como Groupon, Oportunista, Urbancheck y Family Check.

Jesús Clemente Rubio