viernes, 26 de abril de 2013

Wunderkammer: La unión hace la belleza


Con multitud de personas estropeando la bendita y honorable profesión de payaso, pues su comportamiento hace que se ganen el término en su sentido más peyorativo, uno echa de menos aquellas tardes de carpa, domadores, leones y pegadizas canciones de los multicolores. Hoy día el circo es mediático, político y rosa, pero existen lugares que respetan la tradición y continúan fieles los principios con los que nacieron. Hablamos del Teatro Circo Price, que ha sabido moverse y no caducar y conseguido que en pleno siglo XXI, en lugar de criticar el último lanzamiento de la Playstation 3, me encuentre analizando su programación y una joya de las artes escénicas: "Wunderkammer". Y es que no hay máquina capaz de sorprendernos tanto como los 7 circenses que componen el espectáculo. Damas y caballeros...dejen sus problemas en la entrada, esto es el Circo, así, con letra capital, como el inicio de toda buena obra.

La anatomía humana y los semidesnudos
-con gusto- juega un importante papel.
Si algo he aprendido tras múltiples visitas a museos, teatros, exposiciones, monumentos y un sinfín de valiosos destellos artísticos y humanos -los milagros de la naturaleza van aparte- es que no importa si una o varias de sus partes están dañadas, lo que transmite es el conjunto. Engranar de manera exquisita cada una de las piezas independientemente de su estado, de su capacidad y/o forma... simplemente trabajar creyendo en que la unión no sólo hace la fuerza, sino también la belleza. Así es "Wunderkammer". Un sublime elenco de artistas -tres mujeres y cuatro hombres- altos y bajos, fuertes -ojo al de la coleta que se puede estudiar anatomía muscular con su cuerpo- y menos fuertes, corpulentas y menudas... Cada uno posee una habilidad y la explota -lo que se demuestran en su "solo" correspondiente-, pero también es conocedor de las de sus compañeros y las mezclan magistralmente en pro de un producto final brillante. 

Si nos paramos a pensar, es el circo de siempre con matices modernos: está el forzudo, la elástica, los trapecistas -su número en torno a una barra en la que ondean como si de banderas se tratasen, apoyados en la nada, no tiene precio-... pero con lógicos guiños a lo que gusta en el siglo XXI como son las ligerezas de ropa, el humor picante -incluso el absurdo, para el que, no os confundáis, también hay que valer- y la música.

Más de una vez te asustarás al ver las arriesgadas acrobacias de los artistas.
Ver para creer... y escuchar
Porque sin música, ¡qué tremendo error sería la vida! (gracias Nietzsche). Porque nada más terminar cada número, o incluso a medida que este avanza, lucharás por evitar la tentación de sacar tu móvil y reconocer, "Shazam" o programa similar mediante, la melodía que acompaña y colorea la actuación, adecuada de manera natural y nada forzada a la melodía. Es entonces cuando caes en la cuenta de que lo que tienes ante ti es una experiencia audiovisual sin ningún tipo de efecto, truco o diseño ultracomputerizado en tres dimensiones...lo que tienes es el hombre, es la mujer, haciendo de su estado más puro algo hermoso, de un diminuto escenario una obra de incalculable valor. 

Ríete de 'Dirty Dancing'.
Personalmente me quedo con el número repleto de piruetas de tres de los chicos, si bien la adicción de una de las chicas al papel burbuja estará entre tus favoritos. Número artístico, transición humorística y música por todas partes... una estructura perfecta para idénticas ejecuciones. Cuando uno ve a una estrella del fútbol o del rock siempre sueña con ponerse en su piel pero creedme cuando os digo que más de la mitad del show lo pasé llenando mi cabeza de "ojalás" "ojalá fuera capaz de eso, ojalá supiera hacer esto otro". Me quedo con uno: ojalá que nunca desaparezcan el Teatro Circo Price ni las artes circenses.

otiuMMaximus

- ¿De verdad se puede uno mantener en el aire apoyado en NADA?
- La música, incluso los solos de guitarra, maravillosa.
- El trabajo individual; el fruto colectivo. La magia del circo.

otiuMMenester

-¿Dónde? Teatro Circo Price, Ronda de Atocha, 35. 28012 Madrid. 91 527 98 65.
-¿Cuándo? Hasta el 5 de mayo. ¡Date prisa!.
-¿Cómo? En Metro, L1 (Atocha) y L3 (Embajadores y Lavapies). En coche, existe aparcamiento del recinto por precio único de 3 euros (C/Sebastián Elcano, 25), aunque en Ronda de Atocha o Ronda de Valencia quizá encuentres aparcamiento media hora antes del espectáculo.
-¿Cuánto? Entre 15 y 20 euros, descuentos aparte. Si has de optar por las más económicas o alguna promoción relacionada con dichas butacas, no te preocupes. La visibilidad del espectáculo (no deja de ser un circo) es perfecta desde casi cualquier ángulo.

Jesús Clemente Rubio