viernes, 19 de abril de 2013

Oblivion: El hombre del futuro sin pasado


Vivimos en una época en la que la realidad supera ampliamente a la ficción y, sin embargo, nos siguen embelesando mundos diferentes al nuestro. Ya sea como mera vía de escape o para olvidar el nuestro propio, es un género siempre agradecido en la gigantesca pantalla de cine. Por ello nos decidimos por la última película de Tom Cruise, un thriller futurista en el que nada es lo que parece y donde la trama se nos revelará en pequeñas dosis y sin mascar. Resuelve qué ocurre en "Oblivion".

Jack Harper vive un futuro encerrado
en recuerdos del pasado.

El bueno de Tom, singular fuera de las pantallas y camaleónico en ellas, no deja de sorprendernos. A sus cincuenta y tantos luce un físico que muestra con desparpajo -también en esta película- y se mueve entre géneros como pez en el agua. Guste o no, lo cierto es que es un actor al que casi ningún registro se le resiste. En esta ocasión interpreta a Jack Harper, miembro del equipo de mantenimiento de los drones, robots al servicio de la humanidad que se encargan de extinguir los últimos coletazos de una raza extraterrestre los scavengers- que, si bien no logró conquistar la Tierra, provocó la destrucción de la misma y el exilio de la humanidad a Titán, la luna más grande de Saturno.

Reconocerás varios escenarios en la Nueva
York posbélica.
Lo que comienza como un día más de limpieza y trabajo termina siendo una jornada de descubrimientos y reflexiones del protagonista sobre su propio pasado, incentivado por el súbito retorno de una nave de la NASA que fue lanzada al espacio antes de la invasión alienígena. En el apartado visual, nada sorprendente pero igualmente espectacular, con escenarios muy bien pensados -recreando una invadida y destruida Nueva York- y planos que nos recuerdan el siglo dorado del cine en cuanto al ámbito técnico. 

La música y los efectos rematan la puesta en escena donde, una vez más, brilla Cruise. Incluso el maestro Morgan Freeman, cuyo papel no desvelaremos, no logra superar la interpretación del actor nacido en Siracusa, aunque siendo justos lo dejaremos en tablas. Insisto en que los cuchicheos en la sala se sucederán ante los giros de acontecimientos o, simplemente, ante hechos que escapan o parecen escapar al entendimiento pero que, tras razonar un poco, uno logra comprender en conjunto.

Sin excesivas muestras de poderío visual, 'Oblivion' hace un excelente uso del
apartado técnico y de la fotografía.
Así pues, el suspense prima sobre la acción -al igual que el drama se impuso en "Jack Reacher"- y el silencio reflexivo apaga voces y tiroteos, por lo que podríamos señalar a "Oblivion" como una vuelta de tuerca a los manidos sci-fi futuristas y apocalípticos, si cabe -últimamente no dan tregua a la Tierra, destruyéndola cuando pueden-. De paso, nos enseña a cuestionarnos de dónde venimos y, lo más importante, hacia dónde nos dirigimos, lo cual no viene nada mal para aquellos que muchas veces perdemos el Norte sin saberlo, por el simple hecho de no preguntárnoslo.


otiuMMaximus

- El escondite de Harper nos enseñará a reconciliarnos con lo que tenemos.
- ¿Qué hay en la zona radiactiva?
- Vuelta de tuerca a extraterrestres y hecatombes humanas.

otiuMMenester

- Cinesa sigue con su oferta de 5,80 euros para los jueves, siempre y cuando dispongas de CinesaCard.
- Yelmo, por su parte, retoma descuentos a través de cupones de portales como Oportunista o Family Check que dejan la entrada de cualquier día a 5,95 euros.
- Si te has quedado con ganas de más ciencia ficción y más Tom Cruise, atento al próximo estreno de "Yukikaze".


Jesús Clemente Rubio