lunes, 4 de febrero de 2013

STOMACHUS: Ouh...Babbo!, o la conquista del paladar

Imaginaos que vuestra pareja es amante del turismo, de la gastronomía y de la música. A priori es fácil acertar en al menos uno de los tres aspectos... pero la excelencia, cumplir en todos los campos, está al alcance de unos pocos y de un restaurante: Ouh...babbo!. Tu boca viajará a Roma de la mano de la cocina más tradicional y casera de la capital italiana mientras Bruno Squarcia -dueño del local- y sus secuaces deleitan tu oído con la más bella de las serenatas. O puede que todo esto sea demasiado "rosa" para ti, comedor compulsivo, así que centrémonos en la comida.



Os revelaré algo: la cocina italiana debe su fama a pizzas y pastas pero, ¿os habéis preguntado por qué incluso cocinando nosotros con idéntica materia prima no destacamos en eso? El secreto está en la salsa. Es ahí donde un restaurante italiano se convierte en un auténtico ristorante. Y en eso el bueno de Bruno -su nombre te suena, su cara aún más, su voz querrás que lo haga siempre- cumple con nota. Podría hablar de la trufa blanca y la gorgonzola u otras más clásicas como la boloñesa y carbonara pero nunca he entendido la necesidad de destacar algo cuando todo está bueno, así que me referiré a la última visita. Haciendo esfuerzos para no atiborrarnos y obviar entrantes como el provolone, nos lanzamos directamente a los principales, cuya cantidad para una cena con postre es más que suficiente. Alternamos un clásico como la lasaña con un relleno que redefinirá tu concepto de boloñesa con unos menos vistos Girelle (pasta rellena de jamón, requesón y mozzarella recubiertos nuevamente con salsa bolognesa). Los ingredientes se pelearán por copar el sabor... lo bueno es que tu paladar será testigo de esa lucha.




Mientras nos traen el único postre elegido, Fuego del Etna (si eres capaz de leer su descripción y no caer en la tentación del chocolate no eres de este mundo) reviso el local: discreto, elegante, con buen gusto...y alguna que otra cara conocida. Es lo que tiene que un actor regente un restaurante.

Justo cuando creía que el sabor del Etna sería el mejor recuerdo de aquél rincón romano en pleno Madrid suena la serenata, Brucia la luna, arde la luna, y es ahí cuando tu acompañante cae rendida al local y te hace ver que la noche no ha hecho más que empezar... claro que eso es otra historia.

P:D: Si al principio de la crónica fuiste de los que se alejaban de tanto romanticismo, ya no vale echarse atrás. Ouh...babbo!


otiuMMaximus



- Bruno Squarcia en la serenata de los jueves. Imperdible.

- En temporada, cualquier plato con trufa blanca.
- No gastes ni pidas de más. Los platos son generosos.


otiuMMenester



- ¿Dónde? Caños del Pera, 2. 28013, Madrid.

- ¿Cuándo? L-D 14 a 16 y de 21 a 00 (recomendado para cenas y jueves noche serenata)
-¿Cuánto? 20-25 euros por persona dos bebidas, dos platos principales y un postre.
- ¿Cómo? En Metro, líneas 2 y 5 parada Ópera. En coche...buena suerte para aparcar.

Jesús Clemente Rubio